Praza Maior 1        988 388 100

Atopar
Buscador Concello de Ourense

Goberno

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El pasado día 11 de setiembre la conselleira de infraestructuras y vivienda Ethel Vázquez, acompañada del alcalde y la delegada de la Xunta en Ourense presentaban el proyecto de mejora de la seguridad vial en la avenida Otero Pedrayo, cuyas obras se licitarán en las próximas semanas.

Los trabajos consistirán en la remodelación de la avenida Otero Pedrayo en los dos kilómetros iniciales, con un presupuesto de 2.2 millones de euros. Se ejecutarán dos glorietas, una en el acceso al campus norte y la otra en el acceso a La Rabaza. Se pretende mejorar el firme, reordenar el aparcamiento, renovar saneamientos, aceras, iluminación, etc

Una actuación que siendo necesaria, es a todas luces, insuficiente y muy lejos de las demandas de Democracia Ourensana para esta zona. La Xunta renuncia a soterrar la avenida Otero Pedrayo y se limitará a una pequeña obra en superficie de “lavado de cara”.

El anuncio de esta reforma pretende acallar el clamor del vecindario ante el parón en las obras de urbanización del solar situado entre la propia avenida Otero Pedrayo, la residencia universitaria y la iglesia de la Asunción, así como el deplorable estado del vial de servicio que discurre a lo largo de la avenida. Esta lamentable situación, ya fue objeto de una moción de Democracia Ourensana en el pleno del pasado mes de julio. En dicha moción se pedía al alcalde que diese a la mayor brevedad una solución al expediente que mantiene paralizadas las obras desde hace un año.

El anuncio de la semana pasada de la Xunta de Galicia supone dar carpetazo a una antigua demanda y a su vez, una vieja aspiración de la ciudad: el soterramiento de un importante tramo de esta avenida, que incluso llegó a proyectarse a finales del siglo pasado en tiempos de José Cuiña al frente de la consellería de Política Territorial y Obras Públicas.

Más recientemente, en diciembre de 2008, se presentaba el proyecto “A porta de Galicia”, promovido por la Universidad de Vigo y financiado por Caixanova con 300.000€, se pretendía con él, la reordenación del Campus Universitario de Ourense, reformulando la relación entre ciudad y universidad. Encargado al arquitecto navarro Francisco Mangado, se inspiraba en modelos de universidades americanas y pretendía convertir este espacio en el principal motor urbanístico de la ciudad.

El proyecto, cuya realización preveía entonces extenderse durante los siguientes 20 años, contemplaba el soterramiento de la Avenida Otero Pedrayo, entre las calles Torres y Trevo y el cruce con la Avenida Alfonso Rodríguez Castelao, para la construcción de un bulevar peatonal, con un aparcamiento subterráneo, carril bici, un área comercial en sus laterales e incluso se consideraba la posibilidad de un tranvía a la Estación del Empalme.

El soterramiento era el eje fundamental de todo el proyecto y ya se advertía en aquel momento que alguno de los contenidos podrían cambiarse, (se mostraba flexible con las actuaciones en superficie), pero el soterrar las vías tenía carácter estructural y fundamental en la propuesta y no debería transformarse. El proyecto se tuvo en cuenta y se incorporo parcialmente al PXOM, aunque la modificación no fue aprobada por la Xunta de Galicia por considerar que incumplía determinados parámetros.

El conjunto de actuaciones que aquel proyecto planteaba para ejecutar en superficie seguramente podría ser objeto de uno o muchos debates, más aún tras casi más de diez años de su presentación. Podríamos estar de acuerdo con algunas y discrepar en otras, pero en lo que sin duda la mayoría de los ciudadanos de Ourense estamos de acuerdo, en lo que existe un amplio consenso, es que cualquier proyecto medianamente ambicioso para este espacio, pasa por soterrar los viales principales. Ambición de ciudad que evidentemente no comparte el Partido popular ni desde la Xunta de Galicia que nuevamente vuelve a descolgarse con un proyecto “Low Cost” para Ourense, ni desde el Grupo municipal popular que bendijo este nuevo recorte en las aspiraciones urbanísticas ourensanas.

Así del mismo modo que del proyecto de estación intermodal de Norman Foster solo ha quedado un simple apeadero esperpéntico y la nueva sede de la Confederación Hidrográfica irreconocible, el proyectado soterramiento de la avenida Otero Pedrayo también ha sido sustituido por una mera intervención de maquillaje en superficie.

Tanto en un caso como en otro estamos ante dos oportunidades de eliminación de barreras, mejorando la conectividad e integrando espacios claves en la trama urbana. En ambos casos estamos lamentablemente ante dos oportunidades perdidas.

En Democracia Ourensana no nos resignamos a ello. Exigimos que la Xunta de Galicia paralice y reconsidere las actuaciones previstas. Este no es el Proyecto que necesita y que merece Ourense. Cualquier actuación de calado, pasa por el soterramiento de los viales principales único modo de superar realmente la brecha que supone la carretera OU-536 e integrar el Campus Universitario en la ciudad.

Al mismo tiempo Democracia Ourensana quiere recordar que en su momento, la Universidad de Vigo adquirió una serie de compromisos de urbanizar espacios tras firmar distintos convenios con el Concello de Ourense que le permitieron obtener gratuitamente un total de 17.000 m2, el último, el convenio del Estadio que le obliga a acometer la urbanización de los 1201 m2 correspondientes a viales y aparcamientos públicos, 1906 m2 para uso peatonal y paseos públicos y la urbanización de la Rúa do Toxal, que se encuentra en un estado deplorable.

No es de recibo que la Universidad, tras recibir 17.000 metros de suelo municipal, no haya realizado ni un solo metro de los viales a que se comprometió. Nuestro grupo cree que el Concello ha de exigir sin más demora el cumplimiento de dichos convenios (11 de junio de 1998 y 23 de julio de 2008, con relación a la cesión de suelo dotacional para equipamiento deportivo universitario), y además el Pleno ha de exigir al Alcalde una explicación de por qué hasta ahora no se ha hecho.

Por todo ello presentamos al Pleno, las siguientes:

 

PROPUESTAS

  1. Pedir al Alcalde que inste a la Xunta de Galicia la redacción de un nuevo proyecto para la reordenación del espacio de la avenida Otero Pedrayo que contemple el soterramiento de los viales principales.
  2. Pedir al Alcalde que exija a la Universidad de Vigo, el cumplimiento de los convenios firmados en lo referente a urbanizar distintos espacios en el Campus de Ourense así como que el Alcalde informe al Pleno de la Corporación de las razones por las que, a pesar del tiempo transcurrido, nada se ha hecho en este sentido.

 

O Pleno do Concello, por unanimidade dos presentes, adoptou o seguinte ACORDO: Aprobar o punto un da moción.

O Pleno do Concello, por oito votos a favor do Grupo Municipal de Democracia Ourensana e dez votos en contra do Grupo Municipal do Partido Popular, adoptou o seguinte ACORDO: Rexeitar o punto dous da moción.

 

25/10/2017: Remitido acordo plenarion a don José Cudeiro Mazaira. Recibido aviso de recepción o 26/10/2017.

Documentos: