Praza Maior 1        988 388 100

Atopar
Buscador Concello de Ourense

Goberno

Exposición de motivos:

          El fenómeno del botellón es un asunto complejo que se ramifica en una serie de problemáticas de distinta naturaleza, conocidas por referirse a situaciones prolongadas en el tiempo desde hace años: ataque a la salud pública, vandalismo urbano, conflictividad vecinal, degradación ambiental de entornos públicos, etc. Esa diversidad hace que la hipotética solución sea difícil pues involucraría la acción coordinada de sectores sociales y poderes públicos: Autoridades sanitarias y educativas, colectivos vecinales, asociaciones de padres, ayuntamientos , fuerzas de orden público, etc.

          En la presente moción nos referiremos a un aspecto muy concreto de dicha problemática: la presencia de menores de edad consumiendo alcohol, conducta de riesgo muchas veces deliberada, en esas concentraciones de jóvenes a las que llamamos botellón. Trataremos de aportar ideas que faciliten una solución al problema desde el limitado ámbito de las competencias municipales que nos corresponden, conscientes de la magnitud de la cuestión, de las muchas fuerzas sociales que intervienen en él y de la diversidad de competencias entre diversas administraciones a la que ya hacíamos referencia.

          El botellón está a la vista. Los menores que acuden a él, también.

          Muchos problemas relacionados con el botellón derivan de una especie de ceguera social e institucional, deliberada, hacia su existencia. Dicha ceguera se facilita por el hecho de ser un fenómeno fundamentalmente nocturno —aunque parece que en eso también está cambiando—. Es tratado como si fuese un hecho marginal o excepcional que no requiriese de una atención estructural sino simplemente de acciones puntuales —mayormente policiales—, características de los actos poco frecuentes.
En particular no se visibiliza suficientemente la presencia, muchas veces masiva, de menores de edad en esa concentraciones. A menudo ni los propios padres reconocen en sus hijos ese hábito del que son conscientes todos sus vecinos. Esa negación más o menos consciente de la existencia del problema no ayuda nada a resolverlo. Es necesario que la presencia de menores en el botellón deje de ser tabú. Las autoridades municipales competentes (sanidad, servicios sociales, policía local) deben realizar una labor coordinada de concienciación y visibilización de la realidad del problema como condición previa para contribuir a resolverlo.

          Permitir menores de edad en un botellón es un atentado a sus derechos. Impedirlo es proteger sus derechos.

         El derecho fundamental más básico que se ve atacado de forma más obvia es el derecho a la salud. Pero hay un derecho que es atacado de forma más sutil: el derecho a la libertad. Los menores de edad son menores de edad precisamente por no haber alcanzado el pleno desarrollo que posibilita el ejercicio de su libertad. No han desarrollado todavía el control de sus impulsos y de sus instintos que los convertiría en ciudadanos libres. Están en periodo de educación, que podría definirse precisamente como el alejamiento de la condición de esclavos de esos impulsos. El consumo de alcohol ahonda en el comportamiento impulsivo y falto de autocontrol, lo que los aleja de la libertad que debería esperarles en la vida adulta.

          A los menores que se inician en el alcohol a edades tempranas les espera a menudo un destino de adultos incapaces de controlar su vida, con todos los problemas que ello le acarreará en el futuro.

       Es por ello imprescindible que todas las fuerzas sociales se unan para alejar a los menores de ese entorno. En el caso concreto del Ayuntamiento, destinando personal como asistentes sociales, psicólogos, policía local, etc al control de la presencia de menores en esos eventos.

          Dotación de medios a los profesionales que ejerzan ese control

         El personal al que nos referíamos en el apartado anterior debe contar con medios suficientes para hacer su trabajo. En el caso concreto de la policía local, por ejemplo, el Cuerpo debería contar los medios para controlar y verificar el consumo de alcohol —dispositivos especiales que ya existen para comprobar si un menor ha bebido alcohol, o si existe alcohol en la botella de la que está bebiendo—.

         Los distintos agentes competentes, como parte de su profesionalidad, conoce los medios que necesita para la correcta vigilancia y control de esta problemática, sus peticiones deben escucharse con atención y satisfacerlas en la medida de lo posible.

          El control del botellón no debe hacerse solamente en el lugar en el que se desarrolla

          El alcohol que se consume en los botellones se compra previamente en bares, supermercados, gasolineras y demás establecimientos de venta autorizada. El personal de esos establecimientos sabe que no puede vender alcohol a menores de edad y parte de su responsabilidad profesional es asegurarse de no hacerlo.

        Las autoridades municipales deben controlar la venta en esos establecimientos. La forma concreta de hacerlo (controles periódicos, seguimiento disimulado, etc.) es también su responsabilidad profesional.

          La responsabilidad de padres y adultos con quienes se relacionan los menores.

        En muchas ocasiones el comportamiento negligente o incluso delictivo de los adultos del entorno de los menores son los que posibilitan ese consumo de alcohol por parte de ellos. Muchas veces un adulto, frecuentemente un joven ya mayor de edad, compra el alcohol para toda la pandilla. A ese joven adulto conviene que se le recuerde que así como es mayor de edad para comprar alcohol, también lo es ya para asumir las responsabilidades penales de sus actos: campañas de concienciación de esa responsabilidad en esos "jóvenes adultos" son necesarias, especialmente porque muy a menudo son los modelos de referencia de los amigos más jóvenes, todavía menores de edad.

         Es fundamental también exigir a los padres el cumplimiento de sus responsabilidades. Un menor de edad en la calle en horario nocturno, que no esté en compañía de sus padres, al margen de que esté bebiendo o no, requiere de una explicación por parte de ellos, que debería ser exigida por las autoridades municipales. De no existir una explicación convincente, el caso debería ser puesto en conocimiento de los autoridades de menores, para que tomasen las medidas que estimasen oportunas.

          Necesaria desmitificación de la noche. Exigir el cumplimiento de las normas también en horario nocturno.

         Tal y como explican muchos expertos, muchos de los problemas del botellón, y en concreto el del consumo de alcohol de alta graduación por parte de menores, proviene del fenómeno de "mitificación” de la noche como periodo de ocio. Un aspecto esencial de esa mitificación es que las normas y leyes cuyo cumplimiento estricto se exige durante el día parecen dejar de estar en vigor durante la noche. Las autoridades en general, y las municipales en particular, deben hacer cumplir las normas en horario nocturno con el mismo rigor que se hace durante el día. Ello supone en muchos casos la habilitación de más personal.

          Muchos de los sectores comerciales que facturan de noche están interesados en fomentar de forma más o menos sutil e indirecta el consumo de alcohol en menores para garantizar clientes en el futuro. EL control normativo de esos sectores es por tanto fundamental.

           Ocio alternativo

       Los menores de edad acuden al botellón para relacionarse y socializarse, aunque sea de forma errónea. La iniciativa privada no aporta suficientes formas de ocio constructivo a los menores de edad que les permita relacionarse, entre otras cosas porque no suele ser rentable. El ayuntamiento debe organizar actos y eventos que permitan a los menores de edad su necesaria socialización en momentos de ocio. Esencialmente interesantes los eventos deportivos, que por su propia naturaleza apartan del alcohol y otros tóxicos.

           Democracia Ourensana entiende que es fundamental trabajar por tanto en estos puntos.

1. Visibilización del problema
2. Control de presencia de menores
3. Dotación de medios a profesionales que ejercen ese control
4. Control de actividades comerciales relacionadas
5. Control paterno
6. Control de cumplimiento de leyes en horario nocturno
7. Desarrollo de forma alternativas de ocio

          El grupo municipal de Democracia Ourensana cree que a la mayor brevedad posible ha de impulsarse desde este Concello, la elaboración de un Plan municipal para la erradicación del alcoholismo en menores.

          Desde la Concejalía de Asuntos Sociales, y en concreto, desde el servicio de Juventud, se debería coordinar este plan. Un plan en el que se implicarían desde el Servicio de Salud, Concellería de Educación y Cultura, Servicio Municipal de Deportes y, por supuesto, Seguridad Ciudadana.

            Por todo ello, presentamos al pleno la siguiente propuesta:

1. Pedir al Alcalde que a la mayor brevedad se proceda a la elaboración y puesta en marcha de un Plan municipal para la erradicación del consumo de alcohol por menores.

          Emenda presentada polo grupo municipal de Ourense en Común:

          EMENDA DE SUBSTITUCIÓN:

          TEXTO INICIAL:

1. Pedir al Alcalde que a la mayor brevedad se proceda a la elaboración y puesta en marcha de un Plan municipal para la erradicación del consumo de alcohol por menores.

          SUBSTITUCIÓN:

1. Pedir al Alcalde que o máis axiña posible se proceda á elaboración e posta en marcha dun Plan municipal para a erradicación do consumo de risco de alcohol, no que se inclúa un programa específico para a erradicación do consumo de alcohol en menores.

          TEXTO DEFINITIVO:

1. Pedir al Alcalde que o máis axiña posible se proceda á elaboración e posta en marcha dun Plan municipal para a erradicación do consumo de risco de alcohol, no que se inclúa un programa específico para a erradicación do consumo de alcohol en menores.

          Emenda presentada polo grupo municipal do PSdeG-PSOE:

          EMENDA DE SUBSTITUCIÓN:

          SUBSTITUCIÓN DO SEGUINTE PUNTO:

       Pedir al Alcalde que a la mayor brevedad se proceda a la elaboración y puesta en marcha de un Plan municipal para la erradicación del consumo de alcohol por menores.

          POLO SEGUINTE TEXTO DEFINITIVO DO ACORDO:

         Pedir ao Alcalde que á maior brevidade posible se proceda á elaboración dun Plan Municipal para a Prevención e Sensibilización do consumo de alcohol por xóvenes.

 

          O Pleno do Concello por unanimidade dos presentes, adoptou o seguinte ACORDO: Aprobar a moción.

 

          11-01-2017: Acordo plenario remitido a Dª Sofía Godoy Gómez-Franqueira. Recibido aviso de recepción 11-01-2017

 

Acordo 2-12-2016 (pdf)